Archivo de la etiqueta: República

10 canciones del rock estatal contra la monarquía

Pues sí. El Rey Juan Carlos I ha abdicado. Un momento que muchas personas tenían en su imaginación. Ahora, si todo va “como debe de ir”, lo sustituirá su hijo Felipe. Felipe VI. Pese a que una importante parte de la ciudadanía reclama un referéndum para decidir o directamente se reivindica la república como modelo de Estado puramente democrático, parece que en estos momentos está “todo atado y bien atado”. La lucha contra la monarquía de este país se ha reflejado en diferentes manifestaciones sociales o culturales durante estos casi 40 años de reinado juancarlista. El panorama rockero estatal ha estado ahí, y son un buen puñado de canciones las que han ido retratando a la Casa Real durante este tiempo. Obviando la multitud de homenajes a la Segunda República o las víctimas del franquismo y la Guerra Civil, aquí recopilo una selección de 10 canciones más o menos representativas. Las que me han venido a la cabeza en este día de resaca postabdicación, vaya.

-Envidia Cochina (La Polla Records)

Lo que os pasa es que tenéis pura envidia. Y Evaristo os retrató ya en esta canción de 1996. “Quiero vivir sin currar, y que lo pague el país. Y quiero veranear en el Palacio Real (…) Condenar la corrupción sin pagar contribución” son algunos de los versos de este clásico del punk-rock.

Continuar leyendo


¿Monarquía del s. XXI?

Durante mi estancia en Costa Rica,hace ya dos años, tuve la oportunidad de conversar con mucha gente sobre la visión que tenían acerca de determinados aspectos de nuestro país. Como en todos los sitios, había de todo, está claro. Pero recuerdo que una de las cosas que más llamaba la atención, al menos a mis compañeros periodistas de La Nación, era la monarquía y todo lo que rodeaba a la Casa Real. Muchos no podían comprender el porqué la sociedad española, a la que consideraban moderna e inteligente, permitía mantener a esta institución que al otro lado del charco suena lejana, tanto en el tiempo como en el espacio. En fin, que tras varias conversaciones, decidí proponer un reportaje, que fue publicado el día 17 de abril de 2011, con motivo de la celebración del 80 aniversario de la II República. En esos momentos me puse a intentar buscar argumentarios a favor de la institución monárquica. Traté de contactar con el periodista José Antonio Zarzalejos (exdirector de ABC) o con el exdiputado y “padre” constitucional Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón. Sin éxito en ambos (decir que el segundo contestó a mi petición un mes después de publicado mi artículo….). A pesar de ello me afané en leer artículos o declaraciones en favor de la monarquía. Pues bien, les ahorro el trabajo, porque los argumentos se simplifican fácil: da estabilidad desde la transición, que sin él no hubiera sido posible y además salvó a la democracia en el 23-F.

Pues oye, resulta que algunos jóvenes estamos ya un poco cansados del cuento feliz de la transición. Además, que ese cuento es falso, la transición nunca ha acabado. Nos contaron que era mejor amnistiar o mantener en sus puestos a los cuerpos franquistas porque no habría que reabrir heridas. Por eso, miles de personas no saben en qué cuneta están sus familiares gracias a la sacrosanta transición. Esos mismos que tanto piden respeto para las víctimas y sus familiares se retratan en esta ley del silencio. Comparar transiciones como la nuestra con países de América Latina, simplemente da vergüenza ajena y mucha tristeza.

Nos llaman demagogos si recordamos que el rey Juan Carlos fue elegido a dedo por Franco. Nos dicen que la sociedad española refrendó la monarquía al aprobar la Constitución de 1978, pero pregunto, ¿había otra alternativa? Ya sabemos que no, o eso nos han dicho y reiterado hasta la saciedad. Los bienpensantes demócratas españoles que miran por encima del hombro a democracias, según ellos débiles como en América Latina, se olvidan de que aquí tenemos consagrado como Jefe de Estado a una persona que es inviolable, irresponsable y considerado como un ciudadano superior en privilegios a todas las personas que están leyendo este artículo. Y no se le puede cambiar. Porque otro de los argumentos reiterados es, “mejor el Rey de Jefe de Estado que un Aznar o Zapatero”. Es tan fácil como que si a los ciudadanos no nos gusta, lo podemos cambiar. A los Borbones, de momento, nunca podremos.

Continuar leyendo