Archivo de la etiqueta: periodismo

Improcedencias sobre la muerte de personas en Ceuta (y Viva España)

A estas alturas ya sabrán lo que pasó en Ceuta hace unos días. Bueno,rectifico, les sonará el asunto al menos porqeu saber lo que pasó parece complicado. Ya según sea usted se habrá hecho una idea, tendrá una opinión. Los hay que ante una situación en la que mueren 15 personas en un incidente con nuestras fuerzas de seguridad quieren pedir explicaciones sobre lo que pasó. La Guardia Civil y el Ministerio del Interior mintieron varias veces en sus versiones, rectificaron otras tantas veces y los vídeos aportados no clarifican nada. Lo normal en este tipo de casos sería que se asumieran las responsabilidades si se han cometido imprudencias o irregularidades en una situación en la que, reitero han muerto decena y media de personas. Pero, ¿qué es normal en este país? Lo normal, lo decente, lo español, es defender a capa y espada a la Guardia Civil, el Ministro del Interior y este trozo de tierra llamado España. Los demás sois antipatriotas y además queréis que vengan a invadirnos. Además, tampoco es necesario sentir nada por esas muertes, es mejor dedicarse un fin de semana entero a distribuir montajes de Bardem. Todo esto pasa en un país con clara presencia católica. Un país que tiene una televisión ultrafinanciada por la Iglesia y que pretende ocupar el hueco que deja Intereconomía. Mientras algunas personas tuiteaban su pavor, su sentimiento por, reitero, la muerte de personas, se preguntaban por qué había pasado esto o pedía explicaciones a las autoridades, un periodista, presentador estrella de esta televisión eclesiástica, tuiteaba esto:

Este es el profundo argumentario en la red social sobre, reitero, la muerte de personas. Unas personas de lo más indefensas que existen en esta mierda de mundo. Personas a las que se refirió el Papa (recuerden de quién es la televisión a la que pertenece Merlos) cuando ocurrió una de las tragedias de Lampedusa y los mismos medios que estas semanas se empeñan en quitar hierro a esta muerte de personas las quisieron hacer suyas. Ahora ni muestran una seña de lástima, de compasión porque lo importante es gritar a los cuatro vientos eso de Viva España. Dos palabras que son clave en el argumentario de mucha gente. También del propio presentador estrella de la tele eclesiástica. La utiliza para muchas cosas. Vean:

Continuar leyendo


¿Es una mala noticia que cierre un medio de comunicación?

Parece evidente que cualquier cierre empresarial en este país desangrado es una mala noticia. Lo es, sobre todo por esos trabajadores que se agarran a un clavo ardiendo en estas circunstancias porque saben que a final de mes su exigua cuenta bancaria se va, más o menos a llenar para subsistir. En el caso de los medios de comunicación, hay ciertos debates sobre la conveniencia o no de que existan ciertas plataformas mediáticas que directamente manipulan la información a su antojo. Se dice que cuando cierra un medio de comunicación es un revés para la libertad de expresión y el derecho a la información. ¿Es siempre así?

Casi coordinadamente con las 12 campanadas que ponían fin a 2013, el diario (desde hace un tiempo, digital) El Pueblo de Albacete anunciaba que dejaba de actualizarse. Vamos, que cerraba definitivamente. Lo sorprendente (o no) es que este periódico siguiera abierto y funcionando después de tanto tiempo. Ya se había eliminado la edición diaria en papel un año atrás y permanecía como diario digital desde entonces, curioso cuando era un medio que hasta casi 2012 (2012!!!) no tenía página web.

Yo sólo soy uno de los centenares de trabajadores que pasaron alguna temporada por la redacción de un medio de comunicación local muy particular. Nació hace más de una década como una apuesta fuerte para hacer frente a La Verdad y La Tribuna, con una plantilla muy formada, joven y natural de la provincia. Su redacción se situaba en el centro de la ciudad de Albacete, curiosamente casi entre medias de ambos periódicos citados. La apuesta era crear un medio con un cien por cien de capital albaceteño, en contraposición con los ya existentes, dependientes de otras empresas mayores. Al parecer, las cuentas no salían y tiempo después, en plena orgía de la construcción y la “expansión empresarial”, el dueño de Ajusa se hizo con este medio de comunicación, al igual que con la televisión local Visión 6. Se trasladó a un nuevo polígono (con gran polémica municipal) adjudicado íntegramente a esta empresa que exporta a todo el mundo piezas de motor. Como no podía ser de otra forma, el empresario José Manuel Martínez Martínez también disponía de una inmobiliaria, Hermasán, y otras empresas como la vinícola Aldonza.

No es el objeto de este artículo narrar aquello ni como fue el cambio principal, otros compañeros tendrán muchos más detalles. Y siempre digo que con todas las experiencias de la gente que ha pasado por allí se podría escribir un libro interesante sobre cómo funcionan los (algunos) medios de comunicación locales. Lo que paso a enumerar es algo que he contado a amigos, familiares y compañeros de profesión. Es sólo un resumen de mi experiencia durante 6 meses (septiembre de 2010-marzo 2011) y no creo que nadie se sorprenda porque Albacete es una ciudad en la que el boca a boca ha hecho que el desprestigio de este medio en muchos sectores haya sido una realidad.

Continuar leyendo


¿Pelearíamos el derecho a una televisión pública?

Ayer, el Gobierno griego decidió cerrar por decreto la televisión pública griega. Más allá de la tremenda humillación, como bien apunta Íñigo Sáenz de Ugarte, inevitablemente se me viene a la mente pensar si esto pudiera pasar aquí. Ya no sólo una decisión similar en el nombre del sacrosanto ahorro avalado por Europa, sino también por las reacciones. Las primeras, las de los periodistas. Estos trabajadores aún mientras escribo estas líneas siguen encerrados en la sede principal de la ERT, y siguieron emitiendo para todo el mundo en streaming, no así para Grecia, donde cortaron la señal fulminantemente. Y además, miles de personas han acudido  y permanecido a las puertas de su televisión pública protestando la decisión. ¿Podría pasar algo así en nuestro país? Hagan un ejercicio de imaginación e intenten pensar en si Ana Blanco, Marcos López o Sergio Sauca permanecerían “peleando” el derecho a una televisión pública. O Somoano y Echenique.  O imaginen si miles de personas saldríamos a la calle en señal de apoyo.

Continuar leyendo


Emprende, que algo queda (volúmen 2)

Me parece de recibo recuperar en estos momentos un texto que escribí el 12 de diciembre de 2012.

“Hay ciertas palabras, conceptos, ideas, utilizadas en el lenguaje político que me retumban en la cabeza cada vez que las escucho. Me detendré en una muy de moda desde hace tiempo: “emprender”, o “emprendedor”. Según la definición de la Real Academia Española (RAE), un emprendedor significa “que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas”, mientras que emprender se define (en su primera acepción) como “acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.

Como en otros términos utilizados frecuentemente desde las esferas políticas o los medios de comunicación, la idea emprendedora se remite práctica y únicamente al terreno empresarial. Es decir, cuando se dice que de la crisis sólo vamos a salir emprendiendo y creando emprendedores se piensa en crear empresas, pedir créditos para ello, generar riqueza que luego generará empleo…ya se saben el discurso, creo.

Pero claro, si atendiéramos al significado real de la palabra, muchos ciudadanos españoles se incluirían dentro de esta categoría. Otra cosa es que los gobernantes se acuerden de ellos cuando la utilizan. ¿No hay miles de personas que emprenden con resolución acciones dificultosas y azarosas para llegar a fin de mes? ¿No hay miles de españoles que acometen un empeño que encierra dificultad o peligro cuando intentan paralizar un desahucio, una situación que consideran injusta? Ejemplos hay muchos, pero las ayudas (pocas) para “jóvenes emprendedores” no están pensadas en este sentido y simplemente se refieren a que presentes un modelo de negocio, inviertas una cantidad x de dinero y pidas otra cantidad x de crédito bancario para completarlo. Y luego, ya veremos. Por cierto, que me consta que estas prometidas ayudas a las pymes, al pequeño comercio y a los emprendedores, al menos en Castilla-La Mancha no están ni se las esperan, pero eso es otro tema.

Continuar leyendo


La amnesia colectiva y el despertar de la siesta

Resulta que ayer me cabreé mientras daba un repaso matutino a titulares y redes sociales. No es una cosa difícil lo de cabrearse sabiendo cómo está el panorama. Pero yo lo hice por una cosa muy concreta relacionada con la profesión periodística. Tampoco es difícil cabrearse con el Periodismo, pero es que hay cosas que ya me hierven la sangre cada vez más.

Habrán notado que el Periodismo está en crisis, como todo. Lo que pasa es que para muchos, el camino que estaba tomando esta profesión ya se veía venir. Tampoco había que ser muy inteligente, de hecho son cosas que, a poco que prestaras un poco de atención en los primeros cursos de la Facultad, se podía intuir. El problema es que los periodistas tuvieron que elegir un poco entre dejarse llevar por la corriente de la burbuja de nuevos medios, nuevas expansiones empresariales y en general participar del circo mediático o buscar formas más honradas y coherentes de ganarse la vida, con críticas a cómo se estaba manipulando en las empresas periodísticas relevantes.

El asunto es que eso no fue así. Salvo muy pocas excepciones, todos los periodistas de este país se pasaron años muy buenos bajo los macrogrupos empresariales manipulados, con intereses comerciales y tal y cual. Esos que ahora critican, pero bajo los que han podido ahorrar un dinero que quizás nunca ahorraremos las nuevas generaciones de profesionales.

Como saben, trabajar de periodista es casi un milagro en la actualidad.No hay semana que pase que no se anuncie un ERE, un cierre o un recorte.Pero,por otro lado, tampoco hay semana que pase sin que se cree un nuevo medio de comunicación. Algunos más ambiciosos que otros, eso sí, pero prácticamente todos con un denominador común: la independencia, la crítica, nuevas formas, etc.

Continuar leyendo


Radios libres y comunitarias

almenaritoFue en cuarto de carrera si no me equivoco. Finales del año 2007 y comienzo del 2008. Mi primer contacto con el entorno de las radios comunitarias. Por casualidad, como otras muchas cosas. Recuerdo que le dije a mi compañero Christian, “¿oye, nos hacemos un programa de radio? Que he visto que en Madrid hay muchas radios libres que te dejan hacerlo”. Nos acercamos, por circunstancias geográficas a Radio Almenara. Hoy en día, puedo decir que las radios comunitarias (o libres, o como quieran) ya forman una parte importante más, tanto de mi vida “profesional”, como en la parte más social o sentimental.

Los antecedentes más cercanos y los que realmente empiezan a dar forma a lo que son hoy en día estos medios de comunicación, comienzan a producirse a finales de los años 60 en Italia. Entre los años 1968 y 1969, el grupo del activista Danilo Dolci coloca un emisor clandestino en Partinico (Sicilia) para denunciar las malas condiciones de vida de los habitantes de la zona. Posteriormente, gracias a los movimientos sociales nacidos a través de las corrientes intelectuales de Mayo del 68,  se comenzaron a crear organizaciones autónomas e independientes con el objetivo de crear una cultura autónoma al margen del sistema capitalista. En 1973 se crea la coordinadora de estas asambleas y se fijan los primeros documentos escritos que regulaban su funcionamiento.

Las radios más destacadas, y con más importancia en esta época en Italia fueron “Radio Bologna”, fundada en 1973 por una cooperativa de trabajadores, “Canale 96”, 1975 en Milán y “Radio Alice”, 1975 Bolonia. Ésta última fue cerrada a punta de metralleta dos años después, convirtiéndose en un precedente para otras actuaciones similares y en una especie de símbolo de medio de comunicación libre para los activistas comunicativos.

Continuar leyendo


Aquí, un periodista más

Después de varios meses tras mi último post en esto de la blogosfera, decido echarme la manta a la cabeza de nuevo y abrir este espacio: “Periodismo de ida y vuelta”. El anterior, con el título “Albaceteños de ida y vuelta” nació en esta ciudad manchega donde di mis primeros pasos en el ya extinto diario La Verdad de Albacete (al menos tal y como se le conocía, vaya). Éste, nace en Madrid, por aquello de la ida y la vuelta, pero sin perder de vista lo que pasa en mi ciudad y en general en todas las ciudades que se puedan cruzar en mi camino. Porque, como dice el título de la entrada, soy un periodista más. Uno de tantos jóvenes que hemos sido engullidos por esto que llaman crisis o recesión y otros simplemente lo califican de estafa. Debajo, muy por debajo de los periodistas estrellas que abundan en las redes sociales, estamos muchos que aún no hemos podido ni tan siquiera ahorrar algo con nuestro trabajo periodístico. Debajo de esas periodistas estrella por los que mucha gente ha llorado al verse dos días en “la cola del paro” (perdonen que se me escape cierta risa).  Debajo de esos periodistas estrella por los que muchos sólo posturean, figuran y babean, los hay otros anónimos, eternos becarios precarios, con menos contactos pero mil veces más de ilusión y ganas. Dicen que seremos una generación perdida y que estamos emigrando (otra vez la ida y la vuelta). Y así es, o puede ser.

Pero parece que uno de los pocos caminos es no estar parado, es inevitablemente demostrar ante no sé quién (en mi caso, a quien le apetezca y saque su tiempo en leer mis textos, con que sea uno, el resultado es bueno) lo bueno que eres. No es mi afán que esto suceda, simplemente trataré de volcar aquí mis inquietudes, mis reflexiones, para compartirlas con quien se quiera sumar. Periodismo de ida y vuelta, lo he llamado. Porque al fin y al cabo el periodismo va unido a ello, a ir, volver, y contarlo.  Y porque en estos tiempos, en cualquier momento puede haber una ida. O una vuelta.

Por si os apetece leerlo, he incluido mis andanzas profesionales en esta sección  y algunos de los artículos que tengo publicados en varios medios en la sección Hemeroteca/Artículos.

Arrancamos poco a poco.