Archivo de la etiqueta: crisis

¿Es una mala noticia que cierre un medio de comunicación?

Parece evidente que cualquier cierre empresarial en este país desangrado es una mala noticia. Lo es, sobre todo por esos trabajadores que se agarran a un clavo ardiendo en estas circunstancias porque saben que a final de mes su exigua cuenta bancaria se va, más o menos a llenar para subsistir. En el caso de los medios de comunicación, hay ciertos debates sobre la conveniencia o no de que existan ciertas plataformas mediáticas que directamente manipulan la información a su antojo. Se dice que cuando cierra un medio de comunicación es un revés para la libertad de expresión y el derecho a la información. ¿Es siempre así?

Casi coordinadamente con las 12 campanadas que ponían fin a 2013, el diario (desde hace un tiempo, digital) El Pueblo de Albacete anunciaba que dejaba de actualizarse. Vamos, que cerraba definitivamente. Lo sorprendente (o no) es que este periódico siguiera abierto y funcionando después de tanto tiempo. Ya se había eliminado la edición diaria en papel un año atrás y permanecía como diario digital desde entonces, curioso cuando era un medio que hasta casi 2012 (2012!!!) no tenía página web.

Yo sólo soy uno de los centenares de trabajadores que pasaron alguna temporada por la redacción de un medio de comunicación local muy particular. Nació hace más de una década como una apuesta fuerte para hacer frente a La Verdad y La Tribuna, con una plantilla muy formada, joven y natural de la provincia. Su redacción se situaba en el centro de la ciudad de Albacete, curiosamente casi entre medias de ambos periódicos citados. La apuesta era crear un medio con un cien por cien de capital albaceteño, en contraposición con los ya existentes, dependientes de otras empresas mayores. Al parecer, las cuentas no salían y tiempo después, en plena orgía de la construcción y la “expansión empresarial”, el dueño de Ajusa se hizo con este medio de comunicación, al igual que con la televisión local Visión 6. Se trasladó a un nuevo polígono (con gran polémica municipal) adjudicado íntegramente a esta empresa que exporta a todo el mundo piezas de motor. Como no podía ser de otra forma, el empresario José Manuel Martínez Martínez también disponía de una inmobiliaria, Hermasán, y otras empresas como la vinícola Aldonza.

No es el objeto de este artículo narrar aquello ni como fue el cambio principal, otros compañeros tendrán muchos más detalles. Y siempre digo que con todas las experiencias de la gente que ha pasado por allí se podría escribir un libro interesante sobre cómo funcionan los (algunos) medios de comunicación locales. Lo que paso a enumerar es algo que he contado a amigos, familiares y compañeros de profesión. Es sólo un resumen de mi experiencia durante 6 meses (septiembre de 2010-marzo 2011) y no creo que nadie se sorprenda porque Albacete es una ciudad en la que el boca a boca ha hecho que el desprestigio de este medio en muchos sectores haya sido una realidad.

Continuar leyendo


La amnesia colectiva y el despertar de la siesta

Resulta que ayer me cabreé mientras daba un repaso matutino a titulares y redes sociales. No es una cosa difícil lo de cabrearse sabiendo cómo está el panorama. Pero yo lo hice por una cosa muy concreta relacionada con la profesión periodística. Tampoco es difícil cabrearse con el Periodismo, pero es que hay cosas que ya me hierven la sangre cada vez más.

Habrán notado que el Periodismo está en crisis, como todo. Lo que pasa es que para muchos, el camino que estaba tomando esta profesión ya se veía venir. Tampoco había que ser muy inteligente, de hecho son cosas que, a poco que prestaras un poco de atención en los primeros cursos de la Facultad, se podía intuir. El problema es que los periodistas tuvieron que elegir un poco entre dejarse llevar por la corriente de la burbuja de nuevos medios, nuevas expansiones empresariales y en general participar del circo mediático o buscar formas más honradas y coherentes de ganarse la vida, con críticas a cómo se estaba manipulando en las empresas periodísticas relevantes.

El asunto es que eso no fue así. Salvo muy pocas excepciones, todos los periodistas de este país se pasaron años muy buenos bajo los macrogrupos empresariales manipulados, con intereses comerciales y tal y cual. Esos que ahora critican, pero bajo los que han podido ahorrar un dinero que quizás nunca ahorraremos las nuevas generaciones de profesionales.

Como saben, trabajar de periodista es casi un milagro en la actualidad.No hay semana que pase que no se anuncie un ERE, un cierre o un recorte.Pero,por otro lado, tampoco hay semana que pase sin que se cree un nuevo medio de comunicación. Algunos más ambiciosos que otros, eso sí, pero prácticamente todos con un denominador común: la independencia, la crítica, nuevas formas, etc.

Continuar leyendo


Aquí, un periodista más

Después de varios meses tras mi último post en esto de la blogosfera, decido echarme la manta a la cabeza de nuevo y abrir este espacio: “Periodismo de ida y vuelta”. El anterior, con el título “Albaceteños de ida y vuelta” nació en esta ciudad manchega donde di mis primeros pasos en el ya extinto diario La Verdad de Albacete (al menos tal y como se le conocía, vaya). Éste, nace en Madrid, por aquello de la ida y la vuelta, pero sin perder de vista lo que pasa en mi ciudad y en general en todas las ciudades que se puedan cruzar en mi camino. Porque, como dice el título de la entrada, soy un periodista más. Uno de tantos jóvenes que hemos sido engullidos por esto que llaman crisis o recesión y otros simplemente lo califican de estafa. Debajo, muy por debajo de los periodistas estrellas que abundan en las redes sociales, estamos muchos que aún no hemos podido ni tan siquiera ahorrar algo con nuestro trabajo periodístico. Debajo de esas periodistas estrella por los que mucha gente ha llorado al verse dos días en “la cola del paro” (perdonen que se me escape cierta risa).  Debajo de esos periodistas estrella por los que muchos sólo posturean, figuran y babean, los hay otros anónimos, eternos becarios precarios, con menos contactos pero mil veces más de ilusión y ganas. Dicen que seremos una generación perdida y que estamos emigrando (otra vez la ida y la vuelta). Y así es, o puede ser.

Pero parece que uno de los pocos caminos es no estar parado, es inevitablemente demostrar ante no sé quién (en mi caso, a quien le apetezca y saque su tiempo en leer mis textos, con que sea uno, el resultado es bueno) lo bueno que eres. No es mi afán que esto suceda, simplemente trataré de volcar aquí mis inquietudes, mis reflexiones, para compartirlas con quien se quiera sumar. Periodismo de ida y vuelta, lo he llamado. Porque al fin y al cabo el periodismo va unido a ello, a ir, volver, y contarlo.  Y porque en estos tiempos, en cualquier momento puede haber una ida. O una vuelta.

Por si os apetece leerlo, he incluido mis andanzas profesionales en esta sección  y algunos de los artículos que tengo publicados en varios medios en la sección Hemeroteca/Artículos.

Arrancamos poco a poco.