Archivo del Autor: miguelmunozortega

Acerca de miguelmunozortega

Periodista. Especialista en Información Internacional y Países del Sur. Albaceteño de ida y vuelta. Editor y redactor del proyecto colaborativo de información internacional Latitud194. Dinamizador y formador en la radio comunitaria Radio Almenara (Madrid). Redactor del Informe Anual de la situación periodística de 2012 a 2014, editado por la Asociación de la Prensa de Madrid. Experiencia en prensa local (La Verdad y El Pueblo de Albacete). Experiencia en prensa internacional (La Nación de Costa Rica). Colaborador en CuartoPoder.es

Dos palabras: Roberto Iniesta

robe-destrozares-canciones-para-el-final-de-los-tiempos-2

1990. El programa Plastic, de TVE, emitía la actuación musical de una banda liderada por un tipo envuelto en una túnica blanca adornada con una bellota. Con una corona metálica en la cabeza y acompañado por un guitarrista que lucía tricornio en la suya, el cantante recitaba: “Nací un buen día, mi madre no era virgen, no vino el rey, tampoco me importó, hago milagros, convierto el agua en vino, me resucito si me hago un canutito”. El estribillo era claro: “¿Cuánto más necesito para ser Dios?”.

Esas imágenes serían impensables en la TVE de hoy sin que se montara un escándalo mayúsculo. El grupo se llamaba Extremoduro y su líder, Roberto, “Robe”, Iniesta. Venían, como su nombre indica, de Extremadura, concretamente de Plasencia. Aquella fue de las pocas ayudas mediáticas relevantes de un grupo que había financiado su maqueta el año anterior con un método que algunos estudiosos consideran el primer crowdfunding. Es decir, pedir pasta a sus colegas pero sin internet mediante.

Continuar leyendo

Anuncios

La Raíz: esperanza en el siglo XXI

IMG_20171028_234058_212

“En los festivales del rock estatal siempre tocan los mismos”. “Los grupos nuevos no tienen tirón”. “A esos grupos los he visto 50 veces”. Es probable que hayan escuchado esos comentarios, casi siempre en tono negativo, alguna vez al hablar de la música que se hace en el Estado español. No es objeto de este texto debatir sobre ello. Ese tema, para otro día. Sí lo es presentar como se merece a una banda afincada en Gandía (Valencia): La Raíz. Un grupo del siglo XXI y que en muchos sentidos representa la esperanza en el presente. Y ojalá, en el futuro.

Sábado 28 de Octubre, Madrid, Vistalegre. Entradas agotadas desde hace meses. Las de pista, hace casi un año. 10.000 personas se disponían a disfrutar de un grupo que no sale por televisión ni en las radiofórmulas comerciales. La Raíz se ha construido desde abajo, poco a poco. No es un tópico. Desde la publicación en 2011 de su primer gran éxito en los circuitos rockeros, “El lado de los rebeldes”, el grupo no ha dejado de cosechar éxitos. Antes ya habían publicado otros dos trabajos, “El aire muerto” y “Guerra al silencio”, que pasaron más desapercibidos. En 6 años, La Raíz se ha pateado decenas de festivales de todo tipo, salas más o menos grandes y han acumulado millones de visitas en sus vídeos de Youtube.

Continuar leyendo


¿No hay que mezclar política y deporte?

“No hay que mezclar política con deporte”. Es una frase habitual y recurrente. En mi opinión, desacertada. ¿Por qué? Porque todo es política. Y más en un deporte plenamente mercantilizado y mediatizado como ocurre en estos tiempos. El problema viene cuando esa frase se pronuncia únicamente en contextos que le interesan a la persona que lo pronuncia. Normalmente suelen ser periodistas, deportistas o políticos. Ejemplos, hay miles. Pero, qué extrañamente, casualidad o no, suelen ir siempre en la misma dirección.

Hace 5 años, cuando todavía no había estallado definitivamente el ansia de un referéndum en Cataluña, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo la famosa frase antes de una final de Copa del Rey entre Barcelona y Athletic más recordada por la pitada al himno que por otra cosa. Más recientes son las críticas al Barcelona por su marcado carácter oficial independentista. En este caso fue, entre otros, Fernando Martínez Maíllo, coordinador general del PP. Allí estaba: “No se puede mezclar política con deporte”.

Hacer frases grandilocuentes y vacías tiene el problema en que se te pueden volver en contra. Igual me equivoco, pero no he escuchado a esos mismos políticos reprocharle a Rafael Nadal que diera su opinión sobre el referéndum catalán. El tenista está en contra. ¿Aquí no sale nadie a decir que no hay que mezclar política con deporte? Tampoco he escuchado críticas de los defensores de la “pureza deportiva” al jugador del Almería Morcillo, que dedicó su gol a la labor de la Policía y la Guardia Civil el pasado fin de semana. Tampoco he oído a Martínez Maíllo criticar al jugador Roberto Soldado, entre otros ejemplos.

El periodista Quique Peinado, autor entre otras cuestiones del libro (altamente recomendable) “Futbolistas de Izquierdas”, lleva defendiendo años algo que resumió bien en un par de tuits: “Los deportistas tienen derecho a hacer política, las aficiones, los clubes… Todos, de todos los colores y todas las ideologías. ¿Que os molesta cuando son contrarios a vuestra ideología? Pues claro. Pero se acabó la cantinela esa. Ya no cuela”. Un humilde servidor está plenamente de acuerdo. Se habla de política en los bares, en las familias, en los taxis, en la calle. ¿No puede hacerlo un deportista o un club deportivo? Gustará o no, como dice Peinado, pero no encuentro ninguna razón lógica para criticar o impedir que se haga. Quien lo hace conoce sus riesgos, que se lo digan a Gerard Piqué, pitado y criticado hasta la saciedad por, entre otras cosas, defender sus ideas independentistas.

Continuar leyendo


¿En qué consiste tu trabajo?

Durante los últimos meses, la pregunta que da título a este texto ha sido la tónica habitual entre mis círculos más cercanos.

En mi todavía corta carrera profesional he escrito sobre política municipal en Albacete, he cubierto festivales de música, narrado partidos de fútbol o dirigido un programa en una radio comunitaria. He sido el responsable web de un periódico, me especialicé en información internacional y países del sur y volví a ejercer de redactor todoterreno en Local en un periódico que también cerró. Volé a Costa Rica donde cubrí, desde allí, el 15-M, información internacional y sucesos. Puse en marcha un proyecto digital de información internacional mientras a la vez dinamizaba una radio comunitaria e impartía talleres de formación. Aparte he participado en varios informes sobre la situación del Periodismo y finalmente he escrito casi 3 años sobre política y movimientos sociales en un periódico digital.

Pues bien, salvo mis breves funciones en el departamento de comunicación de FiSahara y Festiclown, todo lo anterior nada tiene que ver con mi trabajo actual. Antes era fácil de explicar que eras periodista, sobre lo que escribías y dónde. Pero las funciones internas de prensa en un partido político son menos conocidas. Creo que es un pensamiento compartido por todas las compañeras, como bien reflejó Laura Casielles hace un tiempo en su espléndido blog. Ella desgranó a la perfección en esa entrada no sólo las labores principales de una responsable de prensa sino también las sentimentales. Por ello recomiendo leerlo.

Continuar leyendo


Canciones para las personas refugiadas

El 20 de Junio se conmemora el Día Mundial del Refugiado. Estos días, los hay de todo tipo, sirven en buena medida para refrescar la memoria sobre diferentes asuntos. En el caso que nos ocupa conviene recordar la vergonzosa política del Gobierno español y la Unión Europa para solucionar una crisis humanitaria que si nada lo remedia va camino de ser crónica. Las vergüenzas del ser humano al descubierto, la insolidaridad y la incompetencia se han visibilizado con más fuerza que nunca durante los últimos tiempos. Mientras algunos se llenan la boca con buenas intenciones otros sufren y mueren cada día. Valgan estas canciones, ya que hoy 21 de Junio es el Día Mundial de la Música, para honrar la memoria de todas las personas refugiadas que sólo sueñan con vivir en paz.

Continuar leyendo


Canciones del rock estatal para el 1 de Mayo

Más allá de La Internacional, canción de la clase obrera o trabajadora por excelencia, un buen puñado de artistas han abordado esta situación a lo largo de la historia. Dentro de los listados habituales cuando se aproxima el 1 de Mayo, Día de las personas trabajadoras (ojo, no Día del Trabajo), se suelen citar algunas como: Working Class Hero (John Lennon), Factory (Bruce Springsteen) o Working Man Blues (Bob Dylan) entre otras. Salvo excepciones, como comprobaréis en la siguiente lista, el rock o punk hecho en el Estado español se invisibiliza en estas recopilaciones. Las personas que hemos crecido con estas bandas sabemos de la extensa temática social que contienen letras de grupos que pocas veces han salido en los telediarios. Valga esta lista como recopilatorio de algunas canciones que han tratado la temática y que encajarían, o no, en un playlist para un día como hoy. Y si alguien quiere aportar más, bienvenidas son.

Continuar leyendo


Un niño saharaui en el Bernabeu (la historia)

Hay una cita de Jorge Valdano que dice que el fútbol es lo más importante de las cosas menos importantes. La frase para un saharaui se hace más potente aún. Cualquiera que haya tenido algo de relación con la causa del pueblo saharaui o haya visitado los campamentos de refugiados en Tinduf (Argelia), sabrá de lo que le hablo. Podéis haceros una pequeña idea en este reportaje publicado originalmente por la Revista Líbero (publicación recomendable al cien por cien,por cierto). El asunto es que la gran mayoría de niños (y no tan niños, pero no es el caso que nos ocupa) saharauis sienten pasión por el fútbol. Más por el español, claro. Millones de niños en todo el mundo la tienen. Pero el bloqueo político de un conflicto, el saharaui, que se alarga 40 años, ha permitido que podamos comprobar esa pasión futbolística de primera mano.

Continuar leyendo