Archivo mensual: febrero 2014

¿Os imagináis una concentración xenófoba en la Plaza de Lavapiés?

Del barrio de Lavapiés sabrás lo que te haya tocado escuchar. Si no has estado nunca y eres fiel seguidor de ciertos medios de comunicación, pensarás que es un barrio peligroso, casi como las calles de Mogadiscio (Somalia), como describió un periodista de ABC. La inmigración, la delincuencia, la suciedad. Seguro que han escuchado más de una vez a alguien relacionar estos conceptos con el barrio mencionado. Esta gente, que asegurará en muchas conversaciones que no es para nada racista, quizás se limite a ignorar el barrio, a no pasar por él. Para otros, con sus defectos, claro está, es un hervidero de culturas, diversidad y tolerancia. Un reflejo de la sociedad en la que vivimos, en la que puedes tener de vecino a una persona de origen marroquí o de etnia gitana, puedes comprar en una panadería de unos andaluces emigrados a la capital en los 60, cenar en un restaurante indio, ver una obra de teatro protagonizada por una compañía madrileña joven e independiente, escuchar los djembes de los africanos en las plazas o jugar al baloncesto con dominicanos, entre otras muchas cosas.

Este barrio multirracial provoca sarpullidos y odio en ciertos sectores de la población. Así lo han querido reflejar últimamente, atacando de noche, por ejemplo, la sede de la ong SOS Racismo. “Denunciáis a los que protegen nuestras fronteras; Alto a la invasión”, se leía en la pancarta que acompañaba a dos muñecos colgados. También se han podido ver por el barrio varias pintadas con el lema “Rojos no” y el símbolo del punto de mira.

Este punto de mira se ha cristalizado en una convocatoria para el 8 de marzo que ya circula por las redes sociales. Bajo el mismo lema, “Alto a la invasión”, varios grupos o partidos políticos agrupados en una plataforma llamada “La España en Marcha”, convocan a una concentración en el epicentro del barrio, la Plaza de Lavapiés. A cualquiera que conozca el barrio, ¿os imagináis una concentración así? Las concentraciones hay que comunicarlas, no pedir autorización, pero es competencia de la Delegación del Gobierno el poder prohibirlas, como ya ha sucedido en otras ocasiones. Leo en Twitter que un diputado de IU ha presentado un recurso para que se prohíba. Si queda alguien en su sano juicio en esta institución, no se debería llevar a cabo a no ser que haya gente que busque directamente una batalla campal. ¿Qué hará Cristina Cifuentes?

Actualización 18:00, Jueves 27. Cristina Cifuentes ha anunciado con el siguiente tweet la prohibición de la concentración.

Anuncios

Improcedencias sobre la muerte de personas en Ceuta (y Viva España)

A estas alturas ya sabrán lo que pasó en Ceuta hace unos días. Bueno,rectifico, les sonará el asunto al menos porqeu saber lo que pasó parece complicado. Ya según sea usted se habrá hecho una idea, tendrá una opinión. Los hay que ante una situación en la que mueren 15 personas en un incidente con nuestras fuerzas de seguridad quieren pedir explicaciones sobre lo que pasó. La Guardia Civil y el Ministerio del Interior mintieron varias veces en sus versiones, rectificaron otras tantas veces y los vídeos aportados no clarifican nada. Lo normal en este tipo de casos sería que se asumieran las responsabilidades si se han cometido imprudencias o irregularidades en una situación en la que, reitero han muerto decena y media de personas. Pero, ¿qué es normal en este país? Lo normal, lo decente, lo español, es defender a capa y espada a la Guardia Civil, el Ministro del Interior y este trozo de tierra llamado España. Los demás sois antipatriotas y además queréis que vengan a invadirnos. Además, tampoco es necesario sentir nada por esas muertes, es mejor dedicarse un fin de semana entero a distribuir montajes de Bardem. Todo esto pasa en un país con clara presencia católica. Un país que tiene una televisión ultrafinanciada por la Iglesia y que pretende ocupar el hueco que deja Intereconomía. Mientras algunas personas tuiteaban su pavor, su sentimiento por, reitero, la muerte de personas, se preguntaban por qué había pasado esto o pedía explicaciones a las autoridades, un periodista, presentador estrella de esta televisión eclesiástica, tuiteaba esto:

Este es el profundo argumentario en la red social sobre, reitero, la muerte de personas. Unas personas de lo más indefensas que existen en esta mierda de mundo. Personas a las que se refirió el Papa (recuerden de quién es la televisión a la que pertenece Merlos) cuando ocurrió una de las tragedias de Lampedusa y los mismos medios que estas semanas se empeñan en quitar hierro a esta muerte de personas las quisieron hacer suyas. Ahora ni muestran una seña de lástima, de compasión porque lo importante es gritar a los cuatro vientos eso de Viva España. Dos palabras que son clave en el argumentario de mucha gente. También del propio presentador estrella de la tele eclesiástica. La utiliza para muchas cosas. Vean:

Continuar leyendo


El ombliguismo de Madrid y el surgimiento de Pablo Iglesias

El pasado martes fui al Teatro del Barrio (interesante iniciativa, por cierto) a ver un concierto-coloquio del grupo Reincidentes (en apoyo a esta campaña de Diagonal, por cierto). “A veces es que desde Madrid os miráis mucho el ombligo, ¿no?,”, dijo Fernando Madina, cantante y bajista del grupo en un momento dado tras una pregunta del público. La pregunta se refería a la opinión del grupo sobre “la unidad de la izquierda” al hilo de propuestas como la de Pablo Iglesias o la figura de Alberto Garzón. La respuesta de Madina vino a decir que básicamente no tenía mucha opinión sobre aquello ya que ellos sentían mucho más cerca a la gente del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). (aquí podéis ver la respuesta completa. No sale lo del ombligo, pero os aseguro que es lo primero que dijo, está cortado el principio) Esa especie de “distancia” o indiferencia que tomó Madina con , digamos de alguna manera “lo que se cuece políticamente por Madrid” culminó con eso del ombliguismo. Es algo en lo que creo que Madina tenía toda la razón del mundo. Y es que a veces, desde Madrid o desde determinados sectores capitalinos (sobre todo periodistas, politólogos o activistas de diferente tipo)  nos creemos que todas las personas están al tanto de todo lo que nosotros sabemos o vemos. También llegamos a pensar que la mayoría de gente comparte nuestro pensamiento, como si viviéramos en burbujas.

Es evidente que a Pablo Iglesias Turrión se le conoce infinitamente más en Madrid que en el resto del Estado. Pero parece evidente también que cada vez más gente lo conoce en diferentes puntos geográficos. Otra cosa es que sepan más o menos de él. Por si alguien no sabe de lo que estoy hablando, contextualizado brevemente: A Iglesias lo pueden conocer por aparecer en diferentes tertulias de todo signo político. Es el joven con coleta y perilla que se ha enfrentado a Francisco Marhuenda o Eduardo Inda, por poner un ejemplo. Hace poco anunció la creación de una formación política predispuesta a presentarse a las elecciones europeas bajo el nombre de “Podemos”. El asunto, en cierta burbuja madrileña y/o activista ha causado sensación. Que si rompe la unidad de la izquierda, que si es una esperanza….Opiniones sobre la operación política de Iglesias o Juan Carlos Monedero no faltan y hay bastante incertidumbre sobre cómo cristilizará esto, si habrá convergencias con otras fuerzas políticas, principalmente IU o de quién finalmente se presentará a las listas. Hay muchísima literatura en la web sobre el asunto, diferentes entrevistas o artículos de opinión. Todo está en el aire y no es objeto de este artículo (precisamente por lo que ya hay escrito, investiguen) analizar  todo esto que les acabo de contar.

Continuar leyendo