Las intrahistorias del Viña

El último fin de semana de Abril o el primero de Mayo va unido desde hace ya muchos años a la ciudad de Villarobledo. El festival Viña Rock se ha convertido en uno de los eventos musicales más multitudinario de toda la escena estatal. Y lo ha hecho pese a tener menos cobertura mediática que otros festivales como el FIB de Benicassim o el Primavera Sound, entre otros. Lo ha hecho también con un esfuerzo y una filosofía de incluir prácticamente un 90% de bandas y artistas de aquí, algo que en un país en el que el rock y otro de tipo de músicas menos comerciales siempre ha tenido una especie de desconsideración generalizada. O al menos así lo he notado yo, vamos.

Siempre me apetece contar cosas sobre el Viña Rock, pero no los aspectos puramente musicales,de los que ya tenemos mucha información. Me interesan las intrahistorias que provoca el mundo viñicola y todo lo que se mueve alrededor. Así, el año pasado hacía un poco de memoria sobre esto en “Historias viñícolas”. A la vuelta, hice una “no-crónica”.

Pues bien, el festival sigue vivo. Y en los tiempos que corren, ya es bastante que se mantenga, todo sea dicho. Desde el día 1 de Mayo, varias decenas de miles de personas pasarán por la ciudad de Villarrobledo. Es evidente el variadísimo perfil de personas asistentes año tras año al festival. Están los que van porque los grupos le interesan de verdad. Los que van a la fiesta sin más e irán a ver a poquitas bandas. Los que ni siquiera compran entrada, muy numerosos, y se dedican a hacer vida en el cámping y alrededores. Están los que van a intentar sacarse algo de dinero vendiendo latas de cerveza, bocatas, pulseras, camisetas y todo lo que se os ocurra, drogas ilegales incluídas. Está la gente de Villarobledo, que también aprovechan la invasión para ofrecer de todo, duchas, baños o alquileres de casas y locales. Incluso, como ya pude ver el año pasado se cobraba por cargar un rato el teléfono móvil. Supongo, que este tipo de negocio será aún muchísimo mayor este año 2013. Por la recesión y tal.

Y luego están los grupos. Si uno mira el cartel, hay un gran porcentaje de bandas que tienen, o han tenido, un compromiso más o menos claro con sus letras. Así, a bote pronto: Boikot, Riot Propaganda, La Pegatina, Arianna Puello, Segismundo Toxicómano, Soziedad Alkoholika, Disidencia, Malos Vicios, Talco, Obrint Pass, Trashtucada, Narco, KOP, Tote King, Ska-P, El Último Ke Zierre….y podría seguir.

Siempre me ha interesado la coherencia en este tipo de grupos, saber cómo se financian, las prácticas que llevan puertas para dentro, etc. Los que hemos crecido escuchando ciertos tipos de grupos, a veces nos sorprendemos o nos decepcionamos cuando conocemos ciertas noticias. O cuando esperas que los grupos digan cosas que no dicen. Eso pasó un poco el pasado año, como ya contaba. Fue un festival marcado de antemano por las deudas  contraídas por la empresa organizadora con los grupos de la edición 2011. La mayoría de personas, ajenas a esto, seguramente ni se enteraron salvo que vieran la actuación de El Noi del Sucre. Pues bien, parece ser que muchas de esas deudas se pagaron, pero la polémica ha seguido abierta.En los meses previos, hemos conocido un cruce de cartas y comunicados entre Lorenzo Morales y la productora Los Amanece, que lleva a Lendakaris Muertos. Esa relación, que había provocado el año anterior los únicos comentarios públicos sobre el tema, se vio truncada con un primer comunicado de Lorenzo.  A continuación, la respuesta de Los Amanece con posterior última contestación de El Noi. Para resumir: Morales pone a caldo a los Lendakaris y su productora por venderse por un pastón y volver al tocar en un festival al que criticaron. Por su parte, el grupo se defiende diciendo que el trato con los organizadores fue cordial tras el festival y que las deudas se pagaron. Y a Lorenzo le sigue sin parecer bien.  Para finalizar con todo este embrollo, el vídeo oficial del Viña Rock 2013 incluye un par de imágenes de dudosa ética relacionadas con El Noi del Sucre (que, evidentemente, no toca este año). Aquí lo tenéis.

Mi opinión es que seguramente ambos tiene su parte de razón. Morales ha sido una persona que ha actuado siempre de una manera bastante alejada de los circuitos comerciales del rock y punk. Lendakaris no. Ambos son trabajadores de la música y cada uno ha optado por hacer lo que piensa que es mejor para su profesión. Además, me resulta paradójico que al final la conclusión sólo sea que para una banda que levantó la voz, al final se les acuse de vendidos.  No me posiciono, que quede claro.

Esto enlaza con otra situación que ya se denunció el pasado año, en voz bajita, eso sí. Hablo de los trabajadores del festival y sus condiciones laborales. Otra paradoja más de un festival que coincide en fechas con el Día del Trabajo y de la lucha obrera. Estaría muy bien preguntar a todos esos trabajadores, ojo, los contratados por el festival, cuáles son sus condiciones. Les invito a que lo hagan durante este evento. Que no las conozco, aclaro. Como también estaría muy bien que los grupos reivindicativos fueran más allá del mensaje de sus letras y contaran cosas internas del festival. El compromiso se tiene que demostrar, y el altavoz perfecto es el propio micrófono sobre el escenario a pesar del refrán “no muerdas la mano que te da de comer”.

Está claro que hay mucha gente concienciada que va a pasar por el festival, al igual que parece evidente que muchas personas ni se plantearán mucho más que lo que bebo y dejo de beber. Pero ahí queda la reflexión. Reflexiones, sobre cultura, compromiso y lucha política en tiempos de crisis que se intentaron reflejar en este programa de La Tuerka (Tele-K/Canal 33). “El mundo de la cultura, ¿vendidos o comprometidos?”. Hay cosas interesantes, otras menos, Y no, no se habla sobre los grandes eventos festivales. Una pena. A la vuelta os cuento.

pd: Consejos para adictos: No os llevéis el smartphone, que en primer lugar lo váis a tener difícil con la cobertura y en segundo lugar os váis a quedar sin batería el primer día. Que se puede estar sin Whatsapp tres días, amigos y amigas.

pd2: Uno se da cuenta de que está un poco mayor cuando va al Viña Rock a una casa alquilada entre amigos en vez de al cámping. Eso voy a hacer. Estoy mayor (un poco), pero con las previsiones de tiempo que hay a día de hoy…..

pd3: Tres recomendaciones especiales en el cartel: PennyWise (mítico grupo del punk noventero americano), Fermín Muguruza (veterano artistazo no muy fácil de ver en directo y que, por cierto, ha sido censurado recientemente, y muchas más veces, en Alcalá de Henares), AlamedaDoSoulna (grupazo en directo que parece que fuera de Madrid no son aún muy conocidos) y La Raíz (para mí, una de las bandas jóvenes revelación en estos últimos años).

Anuncios

Acerca de miguelmunozortega

Periodista. Especialista en Información Internacional y Países del Sur. Albaceteño de ida y vuelta. Editor y redactor del proyecto colaborativo de información internacional Latitud194. Dinamizador y formador en la radio comunitaria Radio Almenara (Madrid). Redactor del Informe Anual de la situación periodística de 2012 a 2014, editado por la Asociación de la Prensa de Madrid. Experiencia en prensa local (La Verdad y El Pueblo de Albacete). Experiencia en prensa internacional (La Nación de Costa Rica). Colaborador en CuartoPoder.es Ver todas las entradas de miguelmunozortega

2 responses to “Las intrahistorias del Viña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: